"Delectando pariterque monendo" Horacio

27 feb. 2020

Tiempo de narcisos ...por la Sierra de Grazalema

A pesar de los fríos hay plantas que florecen en esta época; y de una manera espectacular por lo vistoso y llamativo de sus flores. También llaman la atención entre tanta vegetación "quemada" por las bajas temperaturas. Los narcisos y las primeras orquídeas del año son algunas de ellas. Para fotografiarlas hemos hecho varias escapadas al P.N. Sierra de Grazalema. Y de paso disfrutar de varios rincones de la Sierra.

¿Te has inclinado a veces para tocar la tierra donde el musgo defiende las flores más pequeñas?
Sara de Ibáñez, poetisa uruguaya (1909-1971)



Esta es la carretera de acceso a Grazalema por el Puerto del Boyar. Llevamos decenas de años pasando por ella y siempre nos llamó la atención esta zona en la que el asfalto está casi siempre mojado (excepto en verano y época seca). Se trata de un venero que brota allí mismo.

El asfalto está siempre agrietado y el agua corre hacia la cuneta y por la misma carretera. Comentamos el tema con los responsables del "Catálogo Andaluz de Fuentes y Manantiales", con los que colaboramos, y nos dijeron que era de interés catalogarlo como manantial. Creo que, de momento, el más raro que he fichado!!

 Pero, salgamos del asfalto. Buscando flora de invierno nos adentramos por este joven encinar de Villaluenga del Rosario.

 Nos lleva al amplio Valle o Llano de Republicanos.



 Restos de un chozo de pastores. Nuestro amigo Manolo Navarro nos cuenta que durante un tiempo fue refugio para los espeleólogos que hacían investigaciones en la Sima del Republicano, otrora conocida como Sima del Cabo de Ronda.

  
 Echium albicans. Una viborera con algunas flores en enero, cuando lo normal es que aparezcan en marzo-abril.
 
 Sin dejar Villaluenga pudimos ver este magnífico fósil. Nos dicen que podría ser del género Goniatites.

   Otra piedra de Villaluenga. Esta tiene un grabado hecho por el hombre. Podemos leer "U75".

 Y esta pieza labrada está ubicada en un descansadero. Cuesta leerla por el desgaste. Nos cuenta el amigo Selu Valencia que se colocó en la inauguración de un camino empedrado.

 Y la piedra labrada más interesante de Villaluenga (a nuestro parecer) es este prótomo de carnero. Está cincelada en caliza rosada y ha sido estudiada por arqueólogos sin llegar a datarla con certeza.

 Pensamos que debería protegerse en algún local oficial (ayuntamiento, biblioteca). Está expuesta al vandalismo o simplemente que se vuelque y se rompa.

 Atardecer en la Manga de Villaluenga.
 
 Y poco después... anochece en Grazalema.

 En un bello rincón de la Ribera de Gaidovar se encuentra este acebuche que parace haber partido la roca para crecer.

 Cerca encontramos esta concentración (suelen vivir en "comunidad") de Cossyphus hoffmannseggi. Comúnmente conocido como insecto o escarabajo semilla. Es un endemismo ibero-marroquí que habita en el centro y mitad sur de la Península.

 La primera orquídea en florecer del año, por estos lares, es la orquídea gigante (Himantoglossum robertianum). Alguna vez la hemos visto incluso en noviembre-diciembre.



 



 Esa mancha de puntos amarillos en la grieta de un roquedo es una macolla (conjunto de brotes originados en la base de un mismo pie de algunas plantas herbáceas perennes) de narcisos.

Conjunto de brotes originados en la base de un mismo pie de algunas plantas herbáceas perennes.
- Más información en: Macolla (Botánica) © https://glosarios.servidor-alicante.com
 Aquí más cerca: Narcissus assoanus subsp. assoanus.


Tenemos pendiente un recorrido por Monte Prieto y allí que nos vamos. Salimos del Puerto de las Palomas.

 La Sierra de Líjar, Algodonales y el embalse de Zahara-El Gastor.


 
 Vistas a la Ribera de Gaidovar, el Endrinal y al fondo las sierras malagueñas del Parque.

 A levante, la Sierra de las Nieves. Próximo Parque Nacional. ¿Cuando?

 Pasamos junto a restos de refugios para pastores. Este fue el chozillo del "Cojo Ramírez".

En este "malpaís" copado de vegetación arbustiva y rocas se encuentra la "Percha de Monte Prieto". Una trampa histórica para lobos y zorros que consideramos muy bien conservada.

 Gagea foliosa. Una delicada planta que se atreve a florecer con los frios.


 Espeleotema (depósito mineral formado en una cueva) de calcita cristalizada en curiosa formación.

 El mayor bosque del PN Sierra de Grazalema es esta mancha de alcornocal-quejigal que abarca varios términos municipales de Cádiz y Málaga. Ocupa casi todo el suelo silíceo del Parque.

 Todavía sin abrir encontramos varios ejemplares de Fritillaria lusitanica.

 Buitres leonados (en la foto contamos 17) aprovechando una corriente térmica para tomar altura sin apenas mover las alas.

 Llegamos a la percha de Monte Prieto. Traemos el Garmin para tomar las coordenadas con máxima precisión, algo que nos faltó en anteriores visitas.

 
 Llega un frente nuboso por el sureste.

 
Estos arbustos de llamativos troncos amarillentos son de una especie endémica de Andalucía y Rif marroquí: Adenocarpus decorticans. Su tronco se descorteza fácilmente (de ahí su nombre específico). Su nombre común es "rascavieja", que viene de esa facilidad de desprenderse la corteza seca (o vieja). También "sietesayos" porque la tradición cree que tiene siete capas de corteza.

 Un grupo de senderistas realizando el sendero Coros-Monte Prieto. A la cabeza un guía de montaña, algo muy recomendable cuando no se conoce la zona.

Las nubes se aceran cuando vamos ya de vuelta.

 De hecho nos alcanzan, y pasamos de un día soleado a la niebla en cuestión de minutos. Conociendo el terreno o con un buen guía estas situaciones no deben ser un problema.

 Un mar de nubes va cubriendo la Sierra.
 
 Ganamos un poco de altura y de nuevo un poco de sol.

 Una estampa curiosa esta "ofrenda" de claveles en el mismo Puerto de las Palomas. Suponemos de qué va la cosa.

 A finales de febrero volvemos a subir a la Sierra. Parece un día de primavera y la sorpresa es mayor cuando vemos (cerca de Benamahoma) esta orquídea. Es Cephalanthera longifolia, una especie que nunca hemos visto aquí en flor antes de abril.

 También algunos ejemplares de Ophrys fusca. Esta sí es más tempranera.

 Romulea bulbocodium. Otra flor de invierno.

 
 Otra orquídea adelantadilla. La bella Androrchis olbiensis.

Por el río Gaduares o Campobuche en busca de otros narcisos.

 Rana común (Pelophylax perezi).

Esta piel vuelta de un gran sapo común (Bufo spinosus, antes Bufo bufo que ahora es especie europea de Francia hacia el resto de Europa) nos dice que por aquí ha pasado una nutria. Como la piel es poco apetitosa y llena de glándulas y verrugas las nutrias suelen despellejarlos hábilmente.

Un capullo de Peonia (Paeonia broteri) que se está adelantando bastante a su época normal de floración. 

 Bellas Bellis sp. (margaritas de invierno).


 Magnífico y viejo ejemplar de alcornoque (Quercus suber) que ya hace años no se descocha (buena decisión).

 Esta zona atesora uno de los narcisos más espectaculares que podamos ver por el sur. Este "narciso trompetero" sobre el que los expertos no se ponen de acuerdo en su nombre.

 
 Como Narcissus bugei o N. bujei o N. confusus o N. pseudonarcissus subsp. nevadensis lo podremos encontrar. Esta población, la única del PN Sierra de Grazalema, fue encontrada en 2003 por los amigos Rivas y Becerra.

 Este narciso aloja una araña cangrejo (Misumena vatia) que ha atrapado a una mosca cernidora. Esta arañita tiene la cualidad de la homocromía (capacidad de cambiar su color al mismo del lugar donde se encuentra) para así mimetizarse y cazar mejor a los insectos que se acercan a la flor. El cambio puede durar apenas dos días.

 Ramitas de rusco (Ruscus aculeatus). Cada parte verde con aspecto de hoja es en realidad una rama o cladodio, de ellos salen los frutos.

 Narcissus bulbocodium. Otra belleza que gusta de vivir sobre los roquedos silíceos, puede que huyendo de los herbívoros o de jabalíes que se coman sus bulbos.

 Narcissus bulbocodium.


 
 En un remanso del río vemos un extraño animal que se remueve en el agua.

 Cuando podemos acercarnos nos queda claro que es una hembra de sapo Bufo spinosus (la más grande que queda debajo) montada por dos machos (mucho más pequeños en tamaño) que intentan copular con ella. Esta situación se llama amplexo, del que por cierto nunca habíamos visto un trío!!

Ranunculos acuáticos en flor (Ranunculus peltatus).

Lo cierto es que, a pesar de lo verde que está la Sierra (por los más de 400 litros que cayeron en diciembre) hace falta que alguna borrasca vuelva a descargar agua.
 Esperamos con ganas a la primavera, con sus lluvias, sus flores, sus insectos. Pura vida.

 Limpio atardecer (demasiado limpio) desde el Puerto del Boyar.