"Delectando pariterque monendo" Horacio

5 oct. 2015

Verano 2015


  

Tras un seco verano, el otoño llega temprano

                                                                                                                              Anónimo



Popurrí de fotos del verano que recién acabó. No es la mejor época para hacer excursiones por donde mas nos gusta, pero... es tan largo, o mejor dicho, se hace tan largo... que siempre hay alguna actividad en la que participar o algún rato de menos calor para hacer una escapada. Incluso hasta para ir a la playa!!


Si vamos a la Sierra procuramos que haya agua cerca. Este es el río Guadalevín, el mismo que aguas abajo cruza Ronda por lo mas profundo de su famoso Tajo.

Aparte de ofrecer algunas pozas para un  buen baño en su ribera podemos ver flora que aprovecha el frescor para verdear y florecer. Como este Bupleurum fruticosum.

Las flores del poleo, la mas numerosas, atraen a insectos como esta bella mariposa azul (licénido).

Una llamativa avispa (Cryptocheilus discolor) que en inglés llaman "avispa araña" también se alimenta en el poleo.

Y habiendo agua también es fácil ver libélulas. Como esta hembra de Onychogomphus uncatus. Una especie típica de ríos y arroyos con aguas de alta calidad ambiental.

Y de vuelta al poleo. Otra pequeña pero bella mariposa en plena libación: Muschampia proto.
 
Como el agua del río rondeño estaba muy fría siempre tenemos la opción de una piscina serrana. Como esta de la Venta el Hondón.

Una piscina que no ha "evolucionado" a la modernidad y todavía nos recuerda a las de nuestra niñez.

Y el verano es la época para ver en floración de una de las especies mas exclusivas del P.N. Sierra de Grazalema: Echinospartum algibicum. Y es que esta es la única población del planeta.

Flores de Echinospartum algibicum.


La Sierra de Grazalema es calurosa en verano, aunque los días que corre brisa y aprovechando las primeras o últimas horas de la jornada... se puede dar un paseo.

Porque hay especies en flor que solo se pueden ver en esta época. Como estas cardos blancos: Cynara baetica, endémica de sierras del sur peninsular. 

Y en uno de estos cardos vemos a una araña cangrejo (Thomisus onustus) cazando una abeja varias veces mas grande que ella.

Otra Thomisus onustus esperando que pase algún bichejo incauto.

El verano es tiempo de bayas en la Sierra. Hemos seguido la maduración del endrino (Prunus spinosa) hasta que los frutos están listos para recolectar.

 
Y preparar, como todos los años, unos cuantas botellitas de licor de endrinas, o de Bruños (en Grazalema), o Pacharán (en Navarra), o Sloe gin (en Inglaterra), o Schlehenlikör (en Alemania), o Bargnolino (en Italia), o Prunelle (en Francia), ... y no se si alguno mas. Parece un licor muy internacional.

 Otra preparación de verano es la mermelada de zarzamoras. Este año los frutos han sido mas pequeños y con menos pulpa. Tanto tiempo sin llover!!

El verano es tiempo de descorche en el alcornocal. Tras esta tarea algunos ejemplares destacan por su vivo color de desnudez. Nos llamó la atención este alcornoque (Quercus suber) grazalemeño de doble tronco principal.


Cerca de el alcornoque anterior se encuentra una calera. Justo en el límite de terreno de areniscas con la roca caliza. En el hueco de este antiguo horno encontramos esta piedra casi cubierta de frágil vidrio. Es un piedra de arenisca que por el calor de la calera (casi 1.000º C) se fue vitrificando hasta quedar con este aspecto tan singular.

Otro fruto de verano, pero no comestible. Las bayas de la esparraguera (Asparagus acutifolius).

Este pequeño brote verde no es el comienzo de un espárrago, aunque lo parezca. Es una orquídea. Es la ramita verde de la que saldrán numerosas flores de Spiranthes spiralis, la primera orquídea de la temporada. Mi amigo Alberto me propuso que fuéramos a fotografiarlas, y todavía no estaban en flor. En el litoral ya se pueden ver floreciendo en los últimos días de verano.


Como están en prados donde pastan ovejas merinas grazalemeñas, que se comen lo poco verde que sale en el monte, procuramos protegerlas con espinos secos y alguna piedra (se puede ver un tallito en el centro). A ver como están en la próxima visita.
 
Una bonita era, que no es la primera vez que fotografiamos. Por sus dimensiones y buen estado merece ser protegida como elemento patrimonial del P.N. Sierra de Grazalema.

Y ya en los últimos días de verano florecen estas bellísimas bulbosas. Son flores de Sternbergia lutea, con una buena población en los alrededores de Grazalema pueblo.

Pero nos hemos ido al final del verano y nos quedan algunos paseo mas cerca de la costa. Algunos días de julio estuvimos colaborando en el proyecto Ibis eremita en la torre de Castilnovo (Conil). Además, la foto de fondo del cartel informativo es de nuestra colección (encantado de colaborar).

Se trata de un proyecto de la SGHN con el Zoobotánico de Jerez y AIZA, con la colaboración de la Consejería de M.A. y el ayuntamiento de Conil. El objetivo es preservar la nueva zona de cría del Ibis eremita en la Torre de Castilnovo, ubicada en un fantástico tramo de playa virgen de la costa conileña.

Es el segundo año que crían en esta torre.


Y se ha formado un grupo de voluntarios para vigilar la nidificación e informar a los visitantes.


De hecho, un día pudimos recuperar este pollo (nacido en la torre esta primavera) de Ibis eremita (Geronticus eremita) que tenía un daño en una de sus patas (se ve mas hinchada) y que trasladamos al Zoo de Jerez para su cuidado veterinario.

Mientras pasan las horas en la jornada junto a la Torre aprovechamos para fotografiar todo lo que nos gusta de por allí. Como esta araña (Argiope lobata) que se esmeraba en reparar su telaraña, dañada por el fuerte viento de levante.
 
Y entre los juncos del sistema dunar y de charcas fotografiamos este bupréstido de color metálico (cobrizo). Tras pasarle fotos a nuestro amigo y entomólogo Antonio Verdugo este lo identificó como Cyphosoma lausoniae, especie típica de zonas húmedas norteafricanas y presente en la costa sur peninsular.

Sobre un junco se quedó esta mariposa: Lampides boeticus, canela estriada.

Y en la paredes de la torre este escarabajo de gruesas patas: Scaurus gigas. Los Scaurus son oriundos de África pero están repartidos por toda la cuenca Mediterránea. Hay 30 especies y solo 6 están en la península ibérica. Esta especie está citada en Andalucía (Cádiz, Huelva y Málaga). Amante de la costas arenosas, siendo poco común, no habita en el interior, solo en las inmediaciones del litoral Atlántico. Son poco gregarios, de dimorfismo sexual marcado en las patas delanteras (fémur y tibia).

Uno de los días en Castilnovo nos acompañó Gabriel de la Riva, magnífico naturalista e ilustrador conileño, que pasa los veranos en su pueblo aunque vive fuera por motivos profesionales.


Allí mismo nos deleitó dibujando esta preciosa acuarela en la que luego nos "registró" en su apunte. Gracias Gabriel (https://www.flickr.com/photos/gdelariva/).

Cuando se esconde el sol por el Atlántico es hora de recoger.

Aunque... un ratito mas después del ocaso también se está bien en Castilnovo.

Otra tarde de verano, aprovechando que corría un poco de viento poniente. Nos acercamos con Alberto Martínez a Sierra Gamaza, una pequeña elevación sobre la campiña entre Arcos y Espera. La parte mas alta esta cubierta por un amplio palmital (palmito: Chamaerops humilis).

A pie de esta sierrezuela se encuentra la Fuente de Sanlucarejo. El agua viene desde el manantial (a unos metros mas arriba) por un grueso atanor de piedra.

El agua se recoge en un largo pilar de mampostería.


Detalle del buen caño de agua, mas bajo de caudal por el seco verano, pero que nunca se seca.

Plantas en flor en pleno verano que podemos encontrar en la campiña: Torvisco (Daphne gnidium).

Cebolla albarrana (Drimia maritima), que aunque se apellide así se puede encontrar lo mismo en Tarifa que en Avila.

La tarde en la campiña acabó con nubes negras y tormenta eléctrica. Aunque ni una gota de lluvia. La "mancha" que aparece arriba a la derecha es un pajarillo que pasaba en el momento de la foto.
De vuelta nos llamó la atención que estaban quemando el rastrojo del girasol. Paramos para unas fotos con la Sierra de Gibalbín de fondo.

Otra jornada en la costa fue de visita dominical a los amigos del proyecto Limes Platalea, de la Sociedad Gaditana de Historia Natural.

La Torre del Puerco, en la costa de Chiclana es un punto estratégico para observar el paso-migración de las espátulas de Europa hacia África.
 
Llegamos antes que los bañistas a la playa, pero no tenemos suerte con las espátulas porque el día ha amanecido con nubes. Aprovechamos para hacer algunas fotos por la zona. Esta es una flor de Carlina gummifera, un cardo que florece cuando sus hojas verdes se secan.

Y estas son sus semillas, dispuestas para que un buen viento las transporte a otro lado.

Los turistas y veraneantes de los hoteles de la zona (Novo Sancti-Petri) se acercan para preguntar que hacen aquellos pajareros allí mirando al cielo. Se les informa convenientemente. Algún holandés se queda extrañado cuando se le dice que algunas de estas aves han cruzado Europa desde los Países Bajos, y que aquí dan el salto a África para pasar un invierno lejos del frío. 


Parece que se despeja la mañana. En las nubes mas altas ya se aprecia el efecto de los vientos del sur.

Otra planta que encontramos sobre las dunas. La misma puede verse en flor y frutificando: Scabiosa atropurpurea. En este mismo momento los que están en la Torre avisan con júbilo.

Por fin, a eso de las 13:00 aparecen los primeros bandos de espátulas (Platalea leucorodia) rumbo al sur.



Tras un buen rato disfrutando y contando pájaros de la mano de Javier Ruíz, coordinador junto a Paco Hortas del proyecto, nos marchamos bastante contentos.

Antes nos paramos para una foto a la isla de Sancti-Petri, la "santa piedra isla" de fenicios y romanos que allí erigieron un templo al dios Hercules Melkart. 


Otra forma amena de ir a la playa es aprovechar para una visita a..., por ejemplo la ciudad romana de Baelo Claudia, en la ensenada de Bolonia, Tarifa.



Y acabar con una amena charla, en el patio de sus chozas, con Ignacio Morales Trujillo, historia viva de este rincón tarifeño.
 
Paseo por los pinares y marismas de Puerto Real. Guiado por el amigo Paco Vera, buen conocedor de esta zona natural de la Bahía.

Entre los juncos uno de los ejemplares mas grandes de Argiope lobata que hemos visto.

Y en la misma telaraña esta pequeña arañita del género Argirodes, que los ingleses conocen como "araña gota de rocío". Son arañas que suelen vivir como "ocupas" en telarañas de otras especies y que suelen alimentarse de pequeños insectos que las arañas mas grandes desprecian.

Y el amigo Pepe Merino se acerca tanto para las fotos que alguna vez lo confunden con una presa. Araña cangrejo en el visor de su cámara.

 
Tras un buen paseo nos retiramos cortando camino por la marisma seca.

Esta larga sombra que proyectamos tres humanos y un pino nos dice que es la hora de tomar un café.

Y ya en los últimos días de verano, cuando las calores se van retirando, volvemos a tomar contacto con un bonito paseo por un bosque de quejigos y madroños.

Y hasta podemos ver flores en grandes arboles, como estas en un tronco de algarrobo (Ceratonia siliqua).

El otoño se acerca cuando vemos estas grandes setas lignícolas que vuelven a crecer a los pies de los arboles.

Y el sotobosque se llena de varas en flor de cebollas albarranas, de las mas vistosas del final de verano y comienzos de otoño.

Las piedras cubiertas de líquenes vuelven a tomar color cuando se acortan los días y refrescan las temperaturas. Y mas si cae algún chaparrón. En la foto Caloplaca crenularia (gracias a Juan M. Requena, biólogo experto en líquenes por la id.), que nos recuerda a un mapa dibujado en la roca.

Bonito ejemplar de Mantis religiosa intentando mimetizarse en el verde del brezo.

Y para acabar, una excursión ya en los primeros días de otoño, pero que no queremos dejar para mas adelante. Nos perdemos por algún rincón de nuestros montes para ver-escuchar la berrea de los ciervos.

Esperamos que se eche la tarde para escuchar los primeros bramidos.

Las nubes amenazan lluvia, pero al final no cae una gota. Estas formas nos llamaron la atención cuando ya vimos las fotos en casa. Podrían ser del tipo "Undulatus asperatus", nubes raras que aparecen en cielos cargados y tormentosos y que avanzan rápidamente con formaciones que parecen olas invertidas.

Un buen sitio para esperar la berrea. Una vieja casa en el monte con muros donde se mezcla la piedra caliza con la arenisca.

Empieza el espectáculo (sobre todo sonoro).

La luna es casi llena y por eso podemos hacer fotos como esta. Aunque aparezcan sombras y nubes, también se ven la estrellas. La foto esta hecha (en exposición de 8 segundos) a la 1 de la madrugada.

Dormimos un poco y con las primeras luces del día vemos como varios venados pasan cerca. Como no hay buenas condiciones para fotografiar nos salen fotos en movimiento como esta.

En el paseo para escuchar la berrea matinal nos llama la atención este quejigo con una rama de hojas grandes y que empiezan a otoñar. Nos acercamos y se desvela el misterio. Se trata de una higuera que ha nacido dentro del tronco y cuyas ramas salen a este lado del árbol.

Cuando vamos saliendo del monte vemos una hembra de ciervo que apenas se asusta al vernos. Algo pasa ahí y casi puede verse entre las ramas secas que aparecen a la derecha de la foto.

Nos acercamos y todo queda explicado. Un cervatillo apenas puede tenerse en pie aunque aparentemente no parece estar herido. Podría sufrir alguna enfermedad ya que pierde el equilibrio y tiene muchos parásitos. Iñigo le ayuda a levantarse y con dificultad se marcha por el sendero en busca de su madre. Del resto de la historia ya será difícil que sepamos como termina.