"Delectando pariterque monendo" Horacio

25 abr. 2014

GARGANTA del río CACÍN (Arenas del Rey-Alhama de Granada)


"El que no sabe gozar de la aventura cuando le viene, no se debe quejar si se le pasa".

Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616)


El buen tiempo ha acompañado esta semana santa y hemos aprovechado para volver a un parque natural que no visitabamos desde hace un porrón de años, el P. N. de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama. Como ya conocíamos la vertiente malagueña en esta ocasión tiramos para la granadina, haciendo base junto al embalse de Los Bermejales en Arenas del Rey. Desde la misma presa parte un sendero que se adentra y recorre la Garganta del río Cacín. Este río, con nombre de rey andalusí, nace de la unión de varios arroyos de montaña que bajan por la vertiente norte de Sierra Almijara. El Cacín, al excavar la garganta, ha formado los denominados Tajos de los Bermejales, un paisaje vertical de enorme belleza (que contrasta con los campos de labor circundantes), cuajado de especies botánicas, refugio de aves de cantil y con unos inquietantes asentamientos neolíticos. Esta es la crónica del descenso por un itinerario singular equipado con escalas, cables, cuerdas fijas y puentes colgantes. Un sendero "miniaventura" ideal para disfrutar del paraje.

 
Hacemos tiempo junto al embalse mientras llevamos un vehículo al Puente Romano, final de la ruta. Esto nos evitará hacer la vuelta a pie por un largo y aburrido carril paralelo a la Garganta del Cacín. El azul turquesa de estas aguas de Los Bermejales es deslumbrante. Parece que algún tipo de alga le da este colorido a estas aguas ricas en cal.

 
Los Bermejales y Sierra Almijara al fondo.

Iniciamos un rápido descenso.

El sendero serpentea para salvar algunos barrancos secundarios como este de Las Rajas.

Bajo los primeros tajos quedan restos de muros de antiguas estancias para guardar animales.

 
Entre los arboles ya vemos el cauce del Cacín.

 
El sendero está bien cuidado y no hay posibilidad de pérdida.

En estas primeras laderas de bajada encontramos algunas orquídeas. Como estas Ophrys tenthredinifera y las Ophrys speculum, que parecen besarse.

Este licénido aguantó sobre la roca intentándo calentarse.

Esta plantita rastrera que crece en rocas es la nevadilla Paronychia kapela. Una especie diferente a las que tenemos en nuestra zona. En esta zona llegamos, por primera vez, a la altura del cauce. A partir de aquí el sendero sube y baja salvando estrechones y aberturas del cañón.

 
En la pared de enfrente nos llaman la atención unas plantas colgantes cargadas de flores rosadas. Con el prismático no nos suena a algo que hallamos visto antes. 

Sí vemos flores, junto al sendero, que nos resultan familiares. De izq. a der.: Tragopogon porrifolius, Centaurea sphaerocephala y Muscari neglectum.

Tocamos agua.

 
Y de nuevo toca subir.

Para evitar una zona de cerrada vegetación.

Estas carnosas hojas de Sedum tienen un raro color blanquecino. Vistas con detenimiento se puede ver como un insecto (una cochinilla) ha "picado" en ellas provocando esa reacción. Iñigo tomó una hojita de muestra para su estudio.

Zona abierta del cañón, aunque sin posibilidad de escape hacia arriba.

El sol calienta y apetece la sombra de una enorme visera de roca.

Otra mariposa licénido azul: Plebicula escheri.

Tramo del sendero que aprovecha una terraza natural, resultante de la erosión.

Un peñasco nos corta el camino y hay que sortearlo con la ayuda de una escala metálica.

Marian espera, sobre un peñasco, a que el resto del grupo supere la escalera metálica.

 
Esta planta es de las mas curiosas que vimos. De lejos nos pareció una simple retama pero luego nuestro botánico de la expedición (Iñigo S.) la identificó como Ephedra fragilis. Una planta muy primitiva que puede vivir hasta 40 años. Puede ser planta masculina o femenina. En Cádiz es rara dándose solo en zonas litorales y Grazalema.

 
Flores amarillas de Colutea hispanica (abajo) y Linaria verticillata (arriba). Y una puesta de huevos dorados de algún insecto sobre una ramita de Ephedra.

 
Trini y Noelia, en la zona "divertida" del sendero, con la ayuda de unas cuerdas para bajar y subir.

 
Esta planta podría ser Anthirrinum hispanicum, un conejito poco común.

 
El color del río nos recuerda al turquesa del embalse, aguas arriba.

En el siguiente estrechamiento se ve como el sendero sube, de nuevo, por una repisa.

 
Así que mas cuerdas para ayudarse. Concha sube y Jaime baja.

 
El sendero aprovecha una grieta para avanzar.

 
Iñigo y Manolo observan el vuelo de varias rapaces sobre los cortados.

 
En esta zona encontramos a un señor buscando espárragos. Nos dice que estamos a mitad de camino. El ha bajado por una posible "vía de escape" desde su casa, el Cortijo del Cura, a unos metros sobre nosotros. Hablamos un rato de la zona y nos indica algunos nombres locales de cuevas, peñas y barrancos. Un gusto hablar con gente como Antonio Olmos García alias "el simón", un lugareño dispuesto a contar lo que sabe, que normalmente no aparece en guias o mapas.

Otra curva mas del cañón por un cómodo tramo a media altura.

Un nuevo estrechamiento, al fondo, conocido como "la encerrona". Veremos como lo salvamos.

Sobre estas verdes flores de euforbia destaca una avispa Dasyscolia ciliata. Es el insecto que poliniza a la orquídea Ophrys speculum. De ahí su parecido en el color y esos pelillos del abdomen.

 
Esta mariposita blanquiverde (Euchloe belemia) nos parecía muy quieta para la foto. Cuando nos acercamos vimos como una araña cangrejo (Thomisus onustus) mimetizada del mismo color amarillo de las flores del jaramago la tenía pillada por el abdomen chupando sus jugos. La ley natural del mas listo.
Llegamos al tramo donde existe un asentamiento arqueológico del neolítico. Pueden verse restos de construcciones prehistóricas que utilizaban parte de las paredes para construir sus refugios. Hoy es imposible llegar a ellas (salvo escalando o descolgándose desde arriba) por quedar a una altura considerable, pero en su momento no estaban tan alto con respecto al agua. Además poseían sistemas de acceso con oquedades en forma de escalera, escalas y anclajes. Estar a una cierta altura ofrecía seguridad frente a enemigos y depredadores. En el Museo Arqueológico Nacional se encuentra una pieza hallada en este lugar, conocida como la Olla de Cacín, un recipiente de arcilla elaborado por el hombre del neolítico y considerada como la pieza de cerámica cardial más meridional de Europa.

El estrechón que vimos antes lo salvamos junto al cauce y bajo la roca.

En estas paredes tenemos, a nuestra altura, estos mini-jardines colgantes que antes veímaos de lejos. Se trata de una planta querenciosa de cantiles rocosos: Sarcocapnos pulcherrima o crassifolia. De la familia de las amapolas, pero de flores muy distintas (asimétricas), es una planta que solo se dá en la mitad este de la península por lo que no podemos verla en nuestras sierras.

 
Miriam pasa rápido por este tramo con enormes pedruscos caídos de la pared a una repisa intermedia.

Un nido de barro de algún vencejo o avión roquero ha sido aprovechado por otro pajarillo (puede que de chochín) para "plantar" encima el suyo con restos vegetales.

Cristina y Pablo avanzan junto al río.

 
El sendero cambia varias veces de orilla y para ello se han habilitado puentes colgantes que hay que pasar de uno en uno.

 
Por algunas paredes del cañón caen chorros de agua. Suponemos que no es recomendable recorrerlo en época de lluvia.

Junto a la orilla del río encontramos esta "cola de caballo" que no habíamos visto antes. Es el Equisetum arvense, del que no hay citas en la provincia de Cádiz.

Un último puente de madera bien sustentado con vigas metálicas.

Finalmente una rápida subida nos lleva hasta el final (o inicio según se quiera) del sendero, junto al Puente Romano, que de romano solo tiene el nombre, pero que atestigua que ya debió existir uno en esa época. Carteles informativos informan que el recorrido por el cañón es de unos 8 kms y que puede hacerse en menos de 3 horas, tiempo que no es recomendable si se quiere disfrutar del lugar. Mejor llevarse agua y comida  y recorrerlo sin prisas. También avisa de dificultad alta, pero con nosotros vino el pequeño e intrépido Iñigo "junior", que con siete años de edad disfrutó como el que más. Sí decir que hay que tener cuidado con los pasos altos y agarrase bien a las cuerdas. Pero si no se padece vértigo y se hace en compañía... se disfruta seguro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario